Cosas que no debes dejar de hacer aunque tengas hijos

0
36

Es cierto que cuando llega un recién nacido a la casa esta acaba patas arriba. Es más, a muchas madres les dicen que “su vida ha llegado a su fin”, porque tienen que cambiar muchas de sus rutinas y olvidarse de lo que es pasarlo bien. Pero, ¿quién ha dicho que esto sea así? Se puede seguir llevando una vida (casi) completamente normal cuando se tengan hijos.

Tus hábitos no tienen porque cambiar

Tener un hijo no tiene porque cortarte para nada “tu rollo”. Puedes llevarlo a cualquier parte, con la mejor silla de paseo del mercado, con tus amigas o ir de compras perfectamente, sin que resulte ningún problema. Es más, el bebé se convertirá en el principal centro de atención y querrá formar parte de la conversación con el resto de personas que haya a su alrededor. Quizás lo que es salir de fiesta te parezca algo que esté muy lejano, pero, ¿y si lo haces de vez en cuando? Si compagináis ambos, padre y madre, el cuidado del niño, ¿por qué no ibas a poder salir a bailar con tus amigas un sábado por la noche?

Descuidarse no es algo que tengas que hacer. Muchas madres dicen que tras serlo se pasan días sin ducharse, otras pasan totalmente de arreglarse y algunas comienzan a comer y beber sin parar. Pero hay que decir que esto no es más que un mito. Querrás ducharte, querrás vestirte elegante para que todos vean que no has perdido tu encanto y vas a querer seguir comiendo lo que te guste de una manera racional. Es más, ¿por ser madre tienes que hacer solo cosas de madre? Si te apetece teñirte el pelo de violeta, ¿quién te lo va a impedir? Lo que más importa es que tú te veas guapa delante del espejo.

Darte de vez en cuando un capricho es bueno para tu autoestima. Si, un niño supone muchos gastos en pañales, ropa, juguetes… pero, ¿por qué no reservar un poco de dinero para ti y que puedas darte ese capricho que tanto tiempo llevas buscando? Un nuevo bolso, un vestido… o irte a comer a un restaurante caro. Igual de viajar te tienes que olvidar los primeros meses de vida del niño, pero cuando crezca un poco, ¿no sabes lo bueno que es viajar para los niños? Viajar te vendrá bien a ti y le vendrá bien al pequeño.

Por supuesto también tienes que reservar algo de tiempo para ti. Ser madre es un trabajo de 24 horas para muchas, pero lo cierto es que en los momentos que el bebé está durmiendo tendrás tiempo para hacer lo que más te gusta: como leer un libro, hacer el amor con tu pareja o relajarte en la bañera con unas velas mientras te tomas un Martini. Aunque haya un niño en tu vida, recuerda, nunca cambies tu vida por eso, porque no es necesario.

Dejar respuesta