El dormitorio, la parte de la casa más difícil de decorar

0
117

Cuando uno tiene una casa, lo que quieres es tenerla bonita. Sin embargo, hay un espacio de la casa que puede producir auténticos quebraderos de cabeza: el dormitorio principal. ¿cómo se decora adecuadamente este espacio tan importante?

El lugar más complicado de la casa

Aunque el dormitorio es un lugar donde se pasa poco tiempo, puesto que está destinado al descanso, es en la que la gente vierte más esfuerzos. Para empezar, si el dormitorio no es una zona en la que la persona se sienta agradable, es imposible dormir bien. Para dormir bien no solo se necesita un buen colchón, sino que también haya armonía en el espacio.

Para empezar a diseñar el dormitorio lo primero de todo es comenzar a analizar la luz que entra en la habitación. ¿Por qué motivo? Pues porque si el dormitorio es poco luminoso hay que buscar tonos claros para el juego de sábanas. La temperatura también juega un papel importante, ya que si es una habitación fría se buscan colores más cálidos, mientras que si es al contrario, hay que apostar por los colores más fríos. Lo mejor es buscar en lugares especializados como el Tintorer para saber que se acierta en la compra del juego textil.

Si es una habitación de matrimonio los expertos aconsejan tonos relajados, como un tono madera o jugar con los blancos. Los cabeceros tapizados son la moda actual, ya que son elegantes y quedan hermosos en la cama. Aunque no son pocos los que prefieren rechazar la idea de tener un cabecero porque les “molesta” a la hora de dormir. Las dos mesitas de noche son indispensable, aunque muchos no comprenden la necesidad de “tener dos mesitas de noche”. Pero ayudan a tener a la persona de ese lado de la cama un poco de intimidad.

Llega el momento de lo más importante, ¿qué otros muebles pueden haber en el dormitorio? Todo depende del espacio. Si el dormitorio es grande, se puede hasta crear una zona de lectura para dar al ambiente una sensación relajada, pero si es pequeño, lo mejor es prescindir de caprichos y centrarse en lo que la habitación realmente necesita. Un ambiente cargado es pesado para la persona, y no se sentirá cómodo en él, lo que vendrá acabado con serios problemas de sueño.

¿Y los cojines? Son un buen objeto decorativo, pero igual habría que pensar en otra cosa menos aparatosa que luego no cueste tanto de quitar de la cama o que sirva de acompañante para dormir, como algún peluche o algún otro pequeño detalle en la cama.

Dejar respuesta