Las consecuencias del mal descanso

0
53

¿Nos preocupamos más por la salud diurna que por la nocturna? En España sí. Muchos son los libros y programas dedicados a crear hábitos saludables con la comida, para que la gente haga deporte o para que eviten bebidas alcohólicas. Pero, ¿cuántos de estos hay que hablen de la importancia que tiene dormir bien?

La salud del sueño es de lo que menos se enseña al ciudadano

Según la Organización Mundial de la Salud, una persona adulta debe dormir entre 7 y 8 horas para estar en un estado físico, emocional y mental óptimo. Sin embargo, la mayoría de las personas españolas no duermen más de 6 seis horas. ¿Y es peligroso dormir tan poco? En efecto, varios estudios revelan que las personas que duermen pocas horas son las que tienen más riesgo de morir antes.

Además, al dormir mal, el cuerpo no descansa, pero tiene otra serie de consecuencias. La primera de ellas es que la falta de sueño produce que al día siguiente la persona sienta hambre en exceso y ansiedad. Necesita consumir grandes cantidades de calorías y carbohidratos, al no haber podido descansar por la noche y recuperar energía. Esto hace que la persona sea propensa a consumir comida basura o, como otros la llaman, “chatarra”. Pero no es la única consecuencia. Una persona con falta de sueño tiene más riesgos de sufrir un accidente, tanto si va al volante de un vehículo como caminando por la calle, al no tener su capacidad de reacción al máximo.

Por si fuera poco, la falta de sueño también afecta a la piel. Las personas que duermen poco cada vez tienen un menor atractivo físico, ya que durante la noche la piel también reposa. Pero si se duerme poco, la piel envejece rápidamente. El mal humor o los cambios de estado de ánimo también vienen relacionados con el dormir poco, pues una persona que no ha dormido bien por la noche estará muy temperamental y es posible que de pronto salte o se deprima, por el cansancio.

Una sola noche en la que se haya dormido poco no pasa nada, pero si está situación se va repitiendo en el tiempo, la persona cada vez se sentirá más cansado, podrá sufrir problemas como obesidad o diabetes por el consumo de comida basura, su cerebro se verá afectado y cada vez se sentirá menos capaz de hacer nada.

¿Qué solución hay para hacer frente a esta situación? Sencilla: acostumbrarse a dormir a una hora temprana, en la que por lo menos se puedan dormir siete horas, hacerlo sobre un colchón cómodo y evitar hábitos tan insanos como el comer antes de dormir o hacerlo en lugares menos cómodos como un sofá.

Dejar respuesta