Las reformas no tienen porque ser caras

0
144

Cuando se tiene que hacer una reforma en casa, siempre se preocupa uno por el presupuesto. ¿De verdad va a llegar todo el dinero que tienes ahorrado para hacer la reforma que estás deseando? Pues hay una serie de pautas con las que ahorrar bastante dinero.

De esta forma se puede ahorrar dinero en una reforma

Lo primero de todo, y es lo más sensato de hacer, es no conformarse con un único presupuesto. Hay que visitar a muchos albañiles o empresas de reformas para que hagan un presupuesto sobre la reforma que se quiere hacer. De este modo se puede escoger entre por lo menos tres opciones, todas con una diferencia de dinero bastante importante que puede oscilar en más de dos mil euros si la reforma es grande.

Lo segundo es decidir cuánto de implicado quieres estar con la reforma. Algunas de las empresas dan la opción al cliente de participar en la reforma, con el fin de ahorrar bastante dinero. Si por ejemplo te ocupas de quitar el suelo de la casa, que es un proceso lento y pesado, se puede ahorrar bastante dinero al no tener que esperar a que lo haga un albañil. También se pueden quitar ventanas, cargar y descargar los materiales… todo esto ahorrara dinero.

Otro gran ahorro en una reforma es en donde se compren los materiales. Si vas a una tienda, la larga cadena que ha atravesado el producto que quieres hará que este sea más caro. No obstante, si optar por comprar materiales de fábrica, estos serán bastante más baratos que a como los ves en tienda. De hecho, en los últimos años muchos albañiles están siendo los que lleven a los clientes a estos puntos de venta para que puedan ahorrar bastante dinero en sus reformas.

El mirar bien las cosas es otra forma de ahorrar bastante dinero. Uno de los gastos más grandes que hay en las reformas es en los azulejos y el suelo. Que te guste un tipo de suelo no significa que te lo puedas permitir, y hay opciones atractivas y económicas por mucho menos dinero. Por ejemplo, piensa en que si te pones un azulejo que cueste 60 euros el metro cuadrado, si más adelante hay un problema en el baño lo tendrán que romper, y en el proceso puede que rompan más piezas. Y  eso es terrorífico, ¿verdad? Por eso hay que apostar por ideas más económicas que también son muy bonitas a la vista.

En los muebles de la cocina y los del baño se sigue la misma pauta. Si se ahorra en alguna parte de la casa durante la reforma se puede uno permitir un inodoro de mayor calidad o una mejor ducha, pero hay que estudiarlo todo detenidamente e ir a muchos sitios para ver qué es lo que vas a comprar.

Siguiendo todas estas pautas, es fácil ahorrar bastante dinero. Pero hay que estudiarlo todo sobre el papel y hacer números. No hay prisa con la reforma, porque el tiempo de trabajo será el mismo, empiecen cuando empiecen.

Dejar respuesta