Agar agar, el sustituto vegetal de la gelatina que causa furor

0
29
Agar agar, el sustituto vegetal de la gelatina que causa furor

En los últimos años ha aparecido un sustituto de la gelatina que ha causado auténtico furor: el agar-agar. Los vegetarianos aplauden el gran sabor que tiene esta curiosa sustancia gelificante, además del sabor y de la consistencia que dan a los platos que preparan. Sin embargo, ¿qué es exactamente?

Averigua más sobre el agar-agar

El agar agar es una sustancia gelificante que se obtiene de las algas, por lo que su origen es vegetal y esto lo hace aptos para vegetarianos y veganos. A diferencia la gelatina, el agar-agar es un carbohidrato y no una proteína. Muchos creen que son muy parecidos, pero lo cierto es que son muy diferentes, por eso hay dietas en las que únicamente se puede usar uno de estos gelificantes.

Ahora bien, ¿qué propiedades y beneficios tiene el agar-agar para el organismo? Pues entre otros muchos, están sus fibras solubles, las cuales facilitan el funcionamiento del sistema digestivo, además de ayudar a expulsar los líquidos que el organismo no necesita y dar una sensación de saciedad. Por esto mismo, el agar-agar es muy utilizado también para hacer dietas. Son estas mismas fibras solubles lo que hacen, por otro lado, que el agar-agar también ayude a combatir el estreñimiento, puesto que es un laxante natural muy poderoso. No obstante, no se recomienda de usar más de 3 gramos para hacer una dieta.

Aunque en Europa el agar-agar todavía no es muy conocido frente a su uso en el resto del mundo, en la actualidad es un producto muy demandado para diferentes ámbitos, no solo en la cocina. Por ejemplo, en la cosmética es uno de los ingredientes indispensables para poder elaborar cremas hidratantes, ya que sus propiedades hidratantes ayudan a hidratar la piel y combatir el envejecimiento, la aparición de puntos negros o las patas de gallo. Y si vamos aún más allá, las algas pueden acabar siendo un embalaje en el futuro.

Aunque su uso en la cocina no sea demasiado complicado, si que es cierto que hay que tener mucho cuidado a la hora de añadirlo a las recetas. Si por ejemplo se quiere hacer una gelatina, el agar-agar se tiene que disolver durante muy poco tiempo, unos dos minutos, mientras que en el caso de que se quiera espesar una preparación, en ese caso habrá que ponerlo en la receta, pero sin que llegue a hervir y luego dejar enfriar para que se espese. Pero, en realidad, el agar-agar se usa más en platos calientes que puedan tener la textura de la gelatina a una temperatura de 65º C.

Dejar respuesta