Javier, un estudiante de erasmus sordociego, denuncia a Ryanair debido a su poca sensibilidad con su situación

0
302

Las personas que sufren alguna discapacidad es extraño que quieran salir de su zona de confort, especialmente por preocupación por parte de los padres de que les pueda suceder algo. Pero hay historias como la de Javier García Pajares, un sordociego, que es el primer erasmus de Europa y que se ha encontrado con una desagradable sorpresa en su aventura.

Denuncia a la compañía por negarle asistencia

Según la denuncia que ha realizado Javier, la compañía aérea Ryanair le negó asistencia en el vuelo de vuelta desde Londres a Madrid, así como también le han impedido viajar solo, circunstancia que ha marcado de “vergonzosa”.

Change.org, la popular plataforma de recolección de firmas, es la que el joven escogió para realizar esta denuncia y que cuenta ya con más de 3.000 apoyos para solicitar al Parlamento Europeo que se realice una regulación de la normativa de las aerolíneas, respetándose los derechos de las personas sordociegos “con el fin de que todas ellas puedan gozar de un pleno disfrute de sus derechos fundamentales”.

En lo referente a su denuncia, el joven ha dicho que cuando ha viajado en avión siempre lo ha hecho solo, pero si que ha recibido ayuda a la hora de orientarse por el aeropuerto desde la salida del avión hasta la entrada del mismo debido a que su visión reducida no le permite orientarse.

Javier, un estudiante de erasmus sordociego, denuncia a Ryanair debido a su poca sensibilidad con su situación

Actualmente el joven se encuentra en Londres, con la beca Erasmus, y tenía previsto viajar a Madrid con la compañía Ryanair el próximo 21 de diciembre para poder ir a Plasencia, en Cáceres, y pasar las navidades con su familia. Además contactó con ayuda de su mediadora para solicitar la asistencia que siempre necesita.

“Fue decir la palabra sordociego y su respuesta fue inmediata. Fue que no puedo viajar solo por razones de seguridad y las opciones que me dieron fueron: o bien encontrar una persona que viaje conmigo y pagar su billete o devolverme el dinero”, ha declarado el estudiante. Se sintió “herido”, y puso la oportuna reclamación. Debido a que las opciones que planteaba a Ryanair no iban a ningún lado, ha decidido viajar con otra línea más sensibilizada y que le permita, como siempre, viajar solo.

Dejar respuesta